Una ventana abierta a la naturaleza a través de los ojos de lo me apasiona: las Aves.

lunes, 17 de julio de 2017

DISFRUTANDO DEL CERRO GORRÍA

Después de unos días de desconexión por tierras cántabras vuelvo por aquí y hasta que ordene el material que he conseguido en los bonitos lugares que he visitado voy con una entrada del mes pasado. Vamos a trasladarnos a uno de mis lugares favoritos dentro de la provincia de Ávila, un lugar al que tengo un cariño enorme y que en estos momentos anda con problemas. Es la Sierra de Ávila sobre la que se cierne la pesada espada del interés de unos pocos en contra de los muchos habitantes del lugar que están luchando porque sus preciosas montañas no se conviertan en una voraz mina a cielo abierto.

La zona que recorrí, dentro de los recorridos del atlas de reproductoras, fue la cumbre de esta Sierra, el Cerro Gorría, llegando allí desde el pueblo de Narrillos del Rebollar, en su cara norte. Este cerro, de 1708 metros,  es un mirador privilegiado del Valle Amblés, la Sierra e incluso de la Moraña. En su cuerda llevan tiempo instalados unos aerogeneradores eólicos que permiten recorrerlo por las pistas que los recorren. En el recorrido se empieza con algunas huertas para pasar a una zona herbácea con sauces para llegar a una ladera de piorno, tomillo y lavanda antes de llegar a la cuerda donde las rocas toman el control, de nuevo la ladera para terminar en una zona de robledal que da apellido al pueblo que rodea.

En las zonas más altas, entre la cobertura herbácea estaba la que se convirtió en protagonista pues se dejó ver a placer y pude hacer mis primeras fotos de la especie. Un total de cuatro ejemplares de Bisbita Campestre (Anthus campestris) se posaron sobre alguna de las rocas que se abren paso entre el amarillo donde se camufla esta bonita especie.


Bisbita Campestre (Anthus campestris)

Bisbita Campestre (Anthus campestris)

Bisbita Campestre (Anthus campestris)

Bisbita Campestre (Anthus campestris)

Bisbita Campestre (Anthus campestris)

Bisbita Campestre (Anthus campestris)

Bisbita Campestre (Anthus campestris)

En el inicio del paseo no faltaron algunos de los habitantes del lugar siendo el vuelo de un Pico Menor  (Dendrocopus minor) con ceba el que más centró mi atención mientras Golondrinas Comunes (Hirundo rustica), Aviones Comunes (Delichon urbicum) y Vencejo Comunes (Apus apus) volaban sobre los Gorriones comunes (Passer domesticus) y Pardillos (Carduelis cannabina) que se alimentaban sobre el suelo o sobre Mosquiteros Papialbos (Phylloscopus Bonelli) u Oropéndolas (Oriolus oriolus) que cantaban entre los árboles.

Enfilando la ladera amarillenta aparecieron otros moradores alados. El canto del Escribano Hortelano (Embreriza hortulana), la Alondra Totovía (Lululla arbórea) y la Cogujada Montesina (Galerida treklae)  los delataba entre la vegetación donde también se movían Tarabillas Comunes (Saxicola torquata), Pinzones Vulgares (Fringilia coelebs)  o un par de especies de Curruca, la Zarcera (Sylvia comunnis)  y la Tomillera (Sylvia conspicillata).

Escribano Hortelano (Emberiza hortulana)

Pinzón Vulgar (Fingilia coelebs)

Ya en la parte alta, cuando el granito toma protagonismo, las aves asociadas a él tomaron el relevo. Sobre las mayores moles de cuarzo, mica y feldespato (éste es el mineral de la polémica, dejémosle junto a sus compañeros en lugar de destrozarlo) oteaban la sierra el Roquero Solitario  (Monticola solitarius) y su primo viajero, el Roquero Rojo (Monticola saxatilis). Con ellos la Collalbas Grises (Oenanthe oenanthe), las Collalbas Rubias (Oenanthe hispánica) y el Escribano Montesino (Emberiza cia) posaban sus patas sobre la roca.

Roquero Solitario  (Monticola solitarius)

Escribano Montesino (Emberiza cia)

Collalba Rubia (Oenanthe hispánica)

Collalba Rubia (Oenanthe hispánica)

Para finalizar, ya en la zona baja cercana al pueblo, un pequeño robledal cambia drásticamente el tipo de especies que lo habitan. Aquí los páridos como el Carbonero (Parus major)  y el  Herrerillo Común (Cyanistes caeruleus);  Mitos (Aeghitalos caudatus), Trepadores Azules (Sitta europea), Agateadores Comunes (Certhia brachydactyla), Abubilla (Upupa epops), Currucas Mirlonas (Sylvia hortensis) o Cuco (Cuculus canorus) (del que vi un jovencito) recorren los troncos y las lobuladas hojas siendo complicado verlos pero no oírles.

Curruca Mirlona (Sylvia hortensis)


Trepador Azul (Sitta europeae)

Gracias por seguir el blog
Saludos Abulenses

lunes, 3 de julio de 2017

DOS PRECIOSAS ARDEIDAS EN EL TIETAR

Aprovechando un viaje en familia al Valle del Tietar planifiqué una mañana  intensiva en busca de dos especies habituales en esta zona de  la provincia que queda bastante alejada de la capital. Un primer objetivo era buscar los Halcones de Eleonor (Falco eleonorae) que paran por los pinares de Arenas de San Pedro, en el Berrocal, pero esa mañana no pude ver ninguno aunque me lo pasé genial viendo las andanzas de una familia de Alcotán (Falco subbuteo).

El segundo objetivo era buscar Avetorillo (Ixobrychus minutus) por el río Tietar.  Y a por ello vamos.

Sobre las 9:00 empezaba a caminar por la orilla de esta artería de vida que divide la provincia abulense de la vecina Toledo. La vida bullía en sus árboles, cortando su cielo o sobre el agua. Los Martines Pescadores (Alcedo atthis) andaban afanados lanzándose al agua para romper su tranquilidad mientras ayudaban Golondrinas Comunes (Hirundo rustica) y Daúricas (Cecropis daurica), Aviones Comunes (Delichon urbicum) y Vencejos Comunes (Apus apus) al refrescarse.

El más buscado se hizo de rogar y solo al final de la mañana pasó fugazmente ante mi mientras cambiaba de vegetación palustre. Siempre me hace mucha ilusión ver a la más pequeña de nuestras ardeidas. Pero la sorpresa la dio otra de las garzas ibéricas, el Martinete (Nycticorax nycticorax). Dos adultos de esta especie migradora de bonitos colores descansaban en la orilla tras pasar las horas nocturnas alimentándose. No se inmutaron a mi paso y allí se quedaron vuando marché. Completó la mañana la Garza Real (Ardea cinerea) que pasó volando sobre el bosque galería.

Martinete (Nycticorax nycticorax)

Martinete (Nycticorax nycticorax)

Martinete (Nycticorax nycticorax)

Martinete (Nycticorax nycticorax)

Garza Real (Ardea cinerea)

Este lugar es un verdadero paraíso en el que podemos disfrutar de muchos habituales. Nada más aparcar el coche me recibieron los Gorriones Morunos (Passer hispaniolensis), una de las especies que ,en Ávila, solo se ve en esta zona. Los machos de esta especie se diferencian de los comunes por su cabeza parda y su tripa salpicada de motas negras. Con él había alguno de sus primos comunes.

Con ellos había Verdecillos (Serinus serinus), Verderones (Chlotis chlotis), Jilgueros (Carduelis carduelis), Oropédolas (Oriolus oriolus), Abubillas (Upupa epops)y Abejarucos (Merops apiaster).

Gorrión Moruno (Passer hispaniolensis)

Gorrión Moruno (Passer hispaniolensis)

Gorrión Moruno (Passer hispaniolensis)

Entres las rapaces el más cercano fue un adulto de  Milano Negro ( Milvus migrans) con sus ojo amarillento pero más lejanos pude ver Aguila Calzada (Hieraaetus pennata), Busardo Ratonero (Buteo buteo) y Cernícalo Vulgar (Falco tinnunculus).

 Milano Negro ( Milvus migrans)

Antes de irme uno de los nuevos en este mundo, que esperemos que se conciencie de verdad de la importancia de la naturaleza, se posó en uno de los árboles que acarician al río: un Alcaudón Común (Lanius senator).

Alcaudón Común (Lanius senator) joven
Gracias por seguir el blog
Saludos Abulenses

miércoles, 28 de junio de 2017

SORPRESAS ESTEPARIAS

La tarde de ayer fue un momento de sorpresas con uno de los grupos de aves que más está sufriendo los cambios en nuestros hábitos de vida, en concreto las aves de las zonas esteparias. Llevamos un tiempo dándonos cuenta que los campos han cambiado por algunas prácticas que no respetan demasiado la vida que los han elegido para morar. El uso de pesticidas y herbicidas hacen que la cobertura vegetal donde se esconden o se alimentan  sea mínima o que muchos de los insectos mueran. Además la recogida de la paja tras cosechar impide de nuevo que las aves tengan lugares donde refugiarse.

Por ello, tras varios paseos por zonas esteparias del norte de la provincia, el número de especies y de individuos son preocupantes. Apenas si he escuchado una Codorniz (Coturnix coturnix), no había visto un solo Sisón (Tetrax tetrax), no he visto una Ganga Ortega (Pterocles orientalis) primaveral, el número de Tórtolas Europeas (Streptopelia turtur) es irrisoria y los aláudidos tampoco es que estén muy boyantes.

Pero ayer surgió un rayo de esperanza. En compañía de Juanra y Nayib recorrimos una zona de estepa de Campo Azalavaro, cercana a Bernuy Salinero donde pudimos ver muchas de las especies deseadas y algún que otra sorpresa. Esta zona apenas está antropizada y eso se nota en la vida que pudimos ver.

Tras varias salidas en busca del más deseado del momento el Sisón (Tetrax tetrax) apareció. Una hembra levantó a nuestro paso para caer unos metros más lejana. Rápidamente nos marchamos del lugar pues una hembra en esta época es probable que este criando a sus pequeñines. No muy lejos llegó una grata sorpresa pues apareció la hermana mayor del anterior. Una solitaria hembra de Avutarda  (Otis tarda) parecía desorientada en una zona no habitual para la especie.

Por los campos volaban Alondras Comunes (Alauda arvensis), Terreras Comunes (Calandrella brachydactyla), Cogujadas Comunes (Galerida cristata) y Calandrias (Melanocorypha calandra). Varios fueron los Críalos (Clamator glandarius) que volaban de un árbol a otro mientras que una familia de Mochuelos (Athene noctua) era acosada por una de Urracas (Pica pica) bajo algunos Aguiluchos Cenizos (Cyrcus pygargus). Y la tercera sorpresa llegó. Una colonia de Cernícalo Primilla (Falco naumanni) que no teníamos controlada, con al menos 3 parejas de este pequeño falcónido comedor de insectos.

Avutarda  (Otis tarda)

Avutarda  (Otis tarda)

Avutarda  (Otis tarda)

Avutarda  (Otis tarda)

Avutarda  (Otis tarda)

Avutarda  (Otis tarda)

Avutarda  (Otis tarda)
Gracias por seguir el blog
Saludos Abulenses

lunes, 26 de junio de 2017

HALCONES DE ELEONOR "PUCELANOS"

Fin de semana de profunda tristeza el que ha dado por finalizado el día de hoy. Muchos recuerdos de lo que era, y espero que vuelva a ser, el paraíso de Doñana y que se ha llevado, en parte, las llamas. Recuerdos de hace casi un año, cuando pasé por la zona devastada. Espero que la zona pueda recuperarse por completo y que la barbaridad de convertir la zona perdida en un gaseoducto no se aproveche del desastre vivido. Desde aquí quiero mostrar mi apoyo y agradecimiento a todos los que han luchado contra las llamas  y a los luchadores del programa de cría en cautividad de lince de el Acebuche.

Vamos a endulzar el día. Aprovechando que tocaba  visita al pueblo tenía una idea en la cabeza, es momento de Halcón de Eleonor (Falco eleonorae) y había que intentarlo. Antes de nada agradecer a Fito y Fredi su ayuda.

El Halcón de Eleonor es un falcónido que cría en los acantilados del Mediterraneo y Canarias que en su viaje migratorio para por algunas zonas del centro penínsular como el Valle del Tietar, los pinares sorianos o estas masas boscosas de Valladolid. Este halcón tiene una fenología especial, ya que cría entre los meses de julio-agosto para así hacer coincidir la crianza de sus pollos con el paso postnupcial de millones de pajarillos por su zona de cría. Por ello este mes de junio es el mejor para observar estos bonitos halcones que tienen dos morfos, uno totalmete oscuro y otro claro de colores rojizos, blancos y negros.

Pude disfrutar de 3 ejemplares que pude ver en pleno vuelo o posados en algunos de los árboles secos de la zona, árboles estos que les gustan como posaderos. En esta época de alimentan de escarabajos sanjuaneros mientras que en época de cría lo hacen de aves con un comportamiento tan espectacular como el que publicó Fernández-Orueta, con despensas de animales vivos.


Halcón de Eleonor (Falco eleonorae)

Halcón de Eleonor (Falco eleonorae)

Halcón de Eleonor (Falco eleonorae)

Halcón de Eleonor (Falco eleonorae)
Gracias por seguir el blog
Saludos Abulenses

martes, 20 de junio de 2017

REALMENTE ESPECTACULAR

Sin palabras, así es como me quedo cada vez que ocurre lo que pasó el sábado por la mañana. Y por suerte llevo varios encuentros con esta maravilla.

Los limícolas con uno de los grupos más bonitos y complicados de los que podemos ver. La mayoría de ellos nos visitan en los pasos o bajan a nuestras latitudes a pasar los meses más fríos del año pero algunos de ellos se quedan con nosotros a criar. Este grupo de patilargos tienen unos comportamientos nupciales espectaculares y por suerte podemos disfrutar de algunos de ellos por aquí.  Vamos con el que para mí, tiene un comportamiento más impresionante.

 La Agachadiza Común (Gallinago gallinago) es un limícola de pico largo y colores crípticos que la hacen pasar desapercibida entre la vegetación. En la Península tiene dos puntos de nidificación, siempre en prados encharcados de montaña. Uno de ellos, más exiguo está en Ourense donde sobreviven unas pocas parejas. El otro punto son las sierras abulenses, desde Peña Negra, hasta Malagón pasando por Gredos, Paramera y Sierra de Ávila. En los prados de estos lugares podemos escuchar, si la suerte acompaña, el maravilloso sonido del vuelo nupcial de la "cabrilla" que emiten dos plumas de la cola que saca para que vibren con el viento cuando se deja hacer en picado.

El momento que me puso la piel de gallina ocurrió en la sierra de la Paramera, a unos 1500 metros de altitud cuando paseando por una zona idónea una de ellas me deleitó con su vuelo durante unos minutos. Os lo enseño en imágenes.

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)
Esta sierra, como ya os he dicho en anteriores entradas es una auténtica maravilla, poblada por innumerables animales y con unos paisajes preciosos con una flora que impresiona. En los prados que recorrí  y en los piornos que les rodean y que tiñen de amarillo las laderas pude ver varias especies más. Las lavanderas Boyeras (Motacilla flava) volaban mostrando su color limón mientras las Collalbas Grises (Oenanthe oenanthe) cantaban.

Collalba Gris (Oenanthe oenanthe)

Collalba Gris (Oenanthe oenanthe)

Collalba Gris (Oenanthe oenanthe)
Sobre los piornos volaban familias de Tarabillas Comunes (Saxicola torquata) donde los adultos se acercaban a los pollos con la ceba que éstos pedían insistentemente. Con ellos cantaban varias Currucas Zarceras (Sylvia comunnis) usando las ramas desnudas del espino para que las viese en todo su esplendor. Los Acentores Comunes asomaban su cabeza entre el amarillo y de vez en cuando cantaban sobre los amarillos pétalos.

Curruca Zarcera (Sylvia comunnis)

Curruca Zarcera (Sylvia comunnis)

Curruca Zarcera (Sylvia comunnis)
Todo ellos bajo la atenta mirada del Alcaudón Común (Lanius senator) que prospectaba todo lo que sucedía a su alrededor desde su atalaya de madera.

Alcaudón Común (Lanius senator)

Alcaudón Común (Lanius senator)

Alcaudón Común (Lanius senator)
Gracias por seguir el blog
Saludos Abulenses